Más allá de la medicación: el manejo del dolor y la inflamación desde un enfoque integral

92

El manejo de los procesos inflamatorios, así como del dolor, implica una conducta interdisciplinaria. Con ello hacemos alusión a que no sólo depende de un buen médico internista, traumatólogo o endocrinólogo. La medicina es una ciencia que involucra todo y ve al ser humano de una forma integral.

Te puede interesar: Super guía Paleo Life contra el dolor articular

Por tal motivo es que el enfoque de atención debe ser completo. Un medicamento no funciona de manera óptima si el paciente no cumple con los cuidados relacionados con su alimentación y cambia los patrones de vida que lo han conllevado a tal padecimiento.

Prevención del dolor −Cómo evitar la llegada de la artritis

Nuestras articulaciones son piezas fundamentales. Representan el punto de unión de diferentes segmentos óseos y favorecen la movilidad de brazos, piernas y otras partes del cuerpo.

Pero no solemos darles el cuidado correspondiente hasta que aparecen los dolores articulares. O en peores circunstancias, cuando ya se posee una enfermedad como la artritis. Y lo mismo sucede con cualquier tipo de dolor.

Cuidados integrales de prevención del dolor:

  • Mantener una alimentación balanceada y peso adecuado. El sobrepeso es perjudicial para las articulaciones, en especial las de las rodillas.[1]
  • La ingesta adecuada de líquidos mantiene a nuestros riñones trabajando y depurando aquellas sustancias tóxicas de nuestro organismo.[2]
  • Actividad física SIN sobrecargar al cuerpo. Acá existe un punto relevante: no es sano pasar mucho tiempo sentado. A su vez, el exceso de ejercicio −realizado de forma incorrecta− puede lesionar nuestras articulaciones.[3]
  • Dormir el tiempo adecuado. Durante el sueño, el cuerpo recompone y renueva gran parte de sus células. Esto promete un funcionamiento más eficiente.[4]
  • Evitar el consumo de alcohol y el cigarrillo. Ambos contienen sustancias tóxicas que le restan vitalidad al organismo. A su vez, son considerados como potenciadores del proceso inflamatorio.[5]
Sonriente pareja madura abrazándose en casa

Tratamiento integral para disminuir dolores articulares

1. Uso sensato de medicamentos de fórmula

Antes que nada, no es recomendable automedicarse para tratar un dolor articular. Esto es trabajo del especialista, quién con base a una revisión física, exámenes de laboratorio y pruebas imagenológicas podrá determinar el tratamiento más adecuado de acuerdo al diagnóstico que presente el individuo.

Hay que recordar que el plan de tratamiento cambia según factores genéticos, antecedentes laborales, familiares y propios del individuo. Según la intensidad del dolor y según las limitaciones de los movimientos.

Medicamentos como los AINES (antiinflamatorios no esteroides), dentro de los cuales tenemos el ibuprofeno, el naproxeno; medicamentos esteroideos como la prednisona y los propios antirreumáticos (metotrexato, hidroxicloroquina), se deben tomar bajo vigilancia médica, ya que las pautas de los horarios, así como otras indicaciones, solo pueden ser dadas por un especialista.[6]

2. Coadyuvantes para el dolor e inflamación

Empecemos por aclarar el término “coadyuvante”. Esto se refiere a un tratamiento que contribuye o complementa el tratamiento principal. No se trata del medicamento de primera línea, pero sí es un potenciador del mismo.

Los coadyuvantes permiten reducir el número de dosis del tratamiento principal, así como minimizar los posibles efectos colaterales. Con ello se reduce el riesgo de tolerancia y dependencia al tratamiento principal.[6]

Te puede interesar: Super guía Paleo Life contra el dolor articular

Repasemos algunos coadyuvantes que, desde la experiencia de Paleo Life, han brindado beneficios a personas con dolores y artritis:

La Cúrcuma

Es un antioxidante y antiinflamatorio natural gracias a su alto contenido en polifenoles,[8] responsables de mantener unas articulaciones sanas con un rango de movilidad adecuado.

Pero, como mencionan los expertos, la biodisponibilidad de la cúrcuma a través de los alimentos es baja. Es ideal recurrir a la suplementación con nanotecnología (que permite mayor concentración dentro del organismo).

Zimax Premium

Con cúrcuma natural. Zimax garantiza los efectos terapéuticos de la cúrcuma en pequeñas dosis, gracias a la revolucionaria “nano-medicina”.

El Magnesio             

Es un mineral que interviene en numerosas funciones dentro del organismo, desde regular la función de los músculos, el nivel glucémico en sangre, la presión arterial y el sistema nervioso. También interviene en la formación del tejido óseo y articular.[9]

La dosis requerida para lograr sus efectos varía de acuerdo con la edad y el sexo.

Un hombre en promedio amerita 420 mg, mientras que una mujer puede requerir solo 320 mg al día para alcanzar sus requerimientos. Pero si es una mujer lactante o en emabrazo, los requerimientos cambiarán (360 mg/día).

Lamentablemente −y muchos estudios así lo demuestra−, existe en la población un déficit de magnesio. La alimentación diaria parece no suplir la cantidad de magnesio que el cuerpo necesita, situación que puede intensificarse después de los 30 años.

Magnesium Intracell de Paleo Life contiene el citrato de magnesio en compañía de otros micronutrientes esenciales para el cuerpo que favorecen el descanso nocturno, evitan la fatiga y contribuyen a potenciar los efectos del magnesio. Estos micronutrientes son las vitaminas B6-B12, ácido fólico y la taurina.

Alimentos con altos contenidos de Zinc

3. Alimentación saludable

El mecanismo más eficaz para prevenir y evitar la inflamación es a través de la dieta. Existen alimentos que favorecen los procesos inflamatorios, lo que, desgraciadamente, también contribuye a otras patologías como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y daño articular.

Alimentos pro-inflamatorios que debes evitar consumir, o hacerlo en poca cantidad:[10]

  • Pan
  • Pasteles
  • Carbohidratos procesados
  • Frituras
  • Gaseosas y bebidas altamente azucaradas
  • Carne procesada y carne roja (en especial la de salchichas y carne de hamburguesas)
  • Manteca y margarina

Del otro lado de la balanza tenemos los alimentos antiinflamatorios, los cuales podemos consumir en abundancia. La dieta mediterránea es un ejemplo claro de dieta antiinflamatoria muy beneficiosa para la salud.[11]

  • Frutas como naranja, fresas, arándanos y cerezas
  • Nueces y almendras
  • Aceite de oliva
  • Espinaca y col rizada
  • Salmón, sardinas y atún

4. Técnicas de autocuidado

Movimientos controlados

El estiramiento contribuye a mantener las articulaciones sanas. Por ello debes realizar movimientos suaves de estiramiento sin presiones. En el instante que se sienta dolor, es señal de alarma para suavizar el movimiento.

Ejercicio saludable

Practicar yoga o taichí es una alternativa saludable ya que, al ejecutar movimientos controlados, brinda un espacio de relajación y reduce el estrés mientras se fortalecen las articulaciones.[12]

La natación es otra alternativa formidable. De hecho, existen ejercicios acuáticos que se pueden practicar en las piscinas y que fortalecen la musculatura y la estructura ósea.[13]

Por último, durante la jornada laboral se recomienda realizar pausas activas. Es decir, por dos horas de trabajo, el individuo debe efectuar movimientos de estiramiento de 5 a 10 minutos.

Puedes ir a la siguiente página si deseas revisar las fuentes científicas citadas en este artículo>>

Milesther Pérez
Escrito por

Milesther Pérez

Dra. Milesther Pérez, Médico Cirujano de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” de Venezuela. Experiencia médica en áreas de ginecología, pediatría y medicina general, con conocimientos de procedimientos quirúrgicos en la línea de atención ambulatoria, así como en el área de emergencia quirúrgica. Manejo del Paciente Politraumatizado y RCP. Dedicada a la capacitación y el aprendizaje constante.